El burdel de Lord Byron

Luis Antonio de Villena

Un apasionado retrato de Byron, con sus viajes, sus incontables amores y el desasosiego de su existencia, a partir del relato de Lily, una prostituta

El burdel de Lord Byron obtuvo el premio Azorín de novela en 1995.

Sinopsis

Una prostituta recuerda sus encuentros y cartas con Lord Byron. «Byron siempre me llamó Lily y yo a él Lord. No milord, no. Lord, simplemente. ¿Cómo se explican esas cosas?. Con estos elementos, Luis Antonio de Villena nos regala la voz de una mujer que lo supo todo sobre el amor, y cuyos recuerdos consiguen enriquecer y humanizar el perfil inagotable del gran poeta romántico.

«Los besos morían en el anonimato y nada era imposible. Era la gloria de la carne sin amor y sin interés. Byron recordaba a una mujer de ojos azules en un gran salón lleno de máscaras. Creyó que era Augusta: una amorosa hermana que le buscaba. Aquellos días de espléndida derrota del cuerpo le hicieron volver a pensar —acuñar mejor— lo que deseaba como destino. Me acuerdo que dijo: morir de pie debe ser el mejor sentido de la vida; si mueres de pie, es posible que vivir haya merecido la pena.»

Compártelo:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ISBN: 978-84-16541-38-6

198 páginas

Tapa blanda, 14 x 21.5 cm

PVP: 17 €

Portales de venta

Luis Antonio de Villena

Nació en Madrid en octubre de 1951. Es autor de ensayos y novelas, aunque se tiene a sí mismo como poeta. Su obra ha sido traducida a muchas lenguas, entre ellas al alemán, al japonés, al italiano, al francés, al inglés, al portugués y al húngaro. Entre su extensa obra poética cabe destacar Huir del invierno, 1981 (premio de la Crítica); Celebración del libertino, 1997 (premio internacional Ciudad de Melilla); Los gatos príncipes, 2004 (premio Generación del 27); y La prosa del mundo, 2007 (premio internacional de poesía Viaje del Parnaso).

Paralelamente, en su producción ensayística, destacan obras como Dados, amor y clérigos (1978), Catulo (1979), Oscar Wilde (1979), Corsarios de guante amarillo (1983) y José Emilio Pacheco (1986), así como sus trabajos sobre poetas como Constantin Kavafis, Luis Cernuda, W. B. Yates y Vicente Aleixandre.

Como narrador obtuvo en 1995 el premio Azorín por El burdel de Lord Byron y en 1999 el premio La Sonrisa Vertical por El mal del mundo. También es autor, entre otras, de las novelas Chicos, 1988; El charlatán crepuscular, 1997; Oro y locura sobre Baviera, 1998; y La nave de los muchachos griegos, 2003. Sus últimos libros son, en poesía: Proyecto para excavar una vía romana; y en prosa, las memorias: El fin de los palacios de invierno.

Otros títulos recomendados